Teatro

DURACIÓN POR PASE 30 minutos aprox – PRECIO 8€

SESIÓN GOLFA 70 minutos aprox – PRECIO 12€

Información y reservas en el teléfono 926 88 24 04 (de 09:30 a 13:30h)

Un soldado y un sacristán se disputan los favores de una joven fregona. El soldado, viejo y roto, le guarda la calle a la criada para espantarle a todos los pretendientes inoportunos. Por allí pasará un lamparilla pidiendo para la lámpara de aceite, un mozo vendiendo pasamanería, un zapatero que viene a traer unos chapines para la joven… A todos los espanta. Aparece el amo de casa con quien también se dispone a reñir el soldado porque no lo deja entrar. Llega el sacristán decidido a pasar a la casa, lo que provoca que los tres se enzarcen… Al final, y con la intervención de la señora, la moza decidirá irse con el sacristán como partido más seguro. 

Leonarda y Cristina, señora y criada, despiden al señor de la casa (Pancracio) ya que éste se marcha a la boda de su hermana y estará cinco días fuera de casa. Aprovechando la ausencia del marido, invitan esos días a sus amantes, el sacristán y el barbero, a pasarlos en casa comiendo, bebiendo y solazándose. Antes que lleguen éstos, entra en la  casa un estudiante pidiendo albergue. La señora pone reparos pero la criada la convence de tenerlo en casa, porque así les ayudará en las tareas mientras ella disfruta con sus amantes.
Tras una pequeña trifulca, al ver los amantes la presencia del estudiante, se deciden a iniciar la fiesta, cuando aparece a la puerta de la casa el marido que, al romperse una rueda del carro, decide volver a su casa. El estudiante toma la iniciativa y hace creer a Pancracio que él con un hechizo puede hacer aparecer demonios. Los amantes, escondidos en la carbonera se disfrazan de tales, creyendo Pancracio que son tales, teniendo lugar un final feliz.

Por la Audiencia del juez de los divorcios van pasando distintos matrimonios  para dirimir sus diferencias y verse, finalmente, divorciados. Mariana y su viejo marido; doña Guiomar y su marido soldado; un cirujano y su mujer Aldonza de Minjaca y un ganapán, algo bebido. Cada uno irá exponiendo sus problemas de convivencia y el juez a los suyo: recaudar las tasas que se tienen que pagar, recomendando a todos que “en los problemas de amor, más vale el peor concierto que no el divorcio mejor”.
Nos presenta Cervantes una visión catastrófica del matrimonio, probablemente fruto de su experiencia, donde las mujeres son muy fuertes. De hecho, los roles femeninos tienen nombre y los masculinos. Además las autorizan a hablar en la audiencia, algo que no era muy frecuente. 

ESTE ESPECTÁCULO SERÁ SUSTITUIDO POR “La guarda cuidadosa” en los días y horarios previstos (miércoles 21:30h, viernes 13h y sábados 20:30h).

Una familia de estafadores hacen creer a un “primo” la manera de convertirse en perro para que, al encontrarse con su amante, el marido no pueda reconocerlo. Y lo hacen de forma que él pase por la experiencia, dando más veracidad a lo que ha contado, y robarle así una gran cadena de oro. Posteriormente, el “primo” se encuentra con su amada confiado en el hechizo.

Un pícaro y un galán tratan de robar a una vieja barbera. El primero quiere quitarle la bolsa y el segundo la hija, de quien está enamorado. Para ello, van a la barbería de la vieja. Ésta, que es muy amiga de romances y cuentos, se queda embobada con un “caso que le sucedió en un cerco” al pícaro, momento que aprovecha para quitarle la bolsa. Éste se finge borracho y, al ir la vieja a buscar un hombre para que le lleve, escapan con el dinero y la hija.

LAS ACEITUNAS. Después de la jornada de trabajo y de plantar un renuevo de olivos, un matrimonio discute acerca del precio a que se han de vender las aceitunas que dentro de seis o siete años los olivos produzcan. Y todos los golpes de la discusión los sufre quien menos culpa tiene: la hija.

LA GENEROSA PALIZA. Dalagón, señor de una casa, pega una paliza a uno de los criados, acusándole de haberse comido una libra de los turrones de Alicante que había dejado encima del escritorio. Éste, para evitar los golpes, va inculpando a los demás criados. Cuando todos han “cobrado”, el más joven le indica al señor que se los dio y que él mismo los guardó dentro del escritorio.

Corrales de Comedias Teatro recupera la acepción – casi olvidada – de “garnacha”, que alude al nombre que en siglo XVII se le daba a las compañías de cómicos ambulantes compuestas por cinco o seis actores varones, una actriz y un muchacho que solía hacer de segunda dama. Esta garnacha que, además, vendrá ligada a un mundo mágico de bufones será el hilo conductor de todos los espectáculos.

“El último Corral” es el resultado de un largo proceso de investigación, de creación, de guionización y de exaltación de la compañía Corrales de Comedias, con la dirección artística de J.Mañón. En él, se interpreta en primera persona parte de LA HISTORIA DEL CORRAL DE COMEDIAS DE ALMAGRO (el único Corral de Comedias que queda en el mundo). “El último Corral” engloba varias obras de maestros del Siglo de Oro y la compañía ha conseguido pertenecer a esta maestría a través de su interpretación.

Corrales de Comedias llevará el “golferío” a la boca de los clásicos. Durante 70 minutos crearán ante los ojos del público situaciones inverosímiles, navegarán ante la dificultad, lo grotesco, el pudor, la oscuridad y las luces, el onanismo, las bendiciones, los deseos, lo prohibido, lo efímero… Teatro. Teatro Clásico también.